miércoles, 17 de noviembre de 2010

Gris, mojada, pero contenta


Por fín llueve en Madrid.

Limpiando la contaminación tan bestial que nos envuelve.
Me encantan los días de lluvia.
Me invitan a la calma y, a disfrutar.

Me sienta muy mal la primavera y el otoño según mi AAA.
Siempre me dan esos ataques de furia sin contención alguna.
Pero hay variables internas, no externas.
O eso creo.
Así que no sé por qué dices que me alteran las estaciones.
Yo puedo crear, en algunas ocasiones, la mía propia.
Aunque a veces me posean las paraonias más allá de lo estrictamente necesario.
Pero forman parte de mí.
No son fabricadas, sí, tal vez alteradas, pero no manufacturadas.

Cada día me gusta más mi cigarrito con mi té matinal.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

A mí también me inspira calma la lluvia.
Los cambios de estación afectan muchos, hasta están diagnosticados.
Tb hay algo hormonal...
Incluso en un mes, yo tengo mis propias 4 estaciones.
Euforia, alegría, malancolía e "irascibilidad".
química, química y más química...
PD: Seria mejor un té matinal sin cigarrito.. pero eso es otra guerra

Bur dijo...

qué gracia eso de puedes crear tu propia estación ;)

lunares dijo...

bueeeeeeno, cuantas amigas de los días de lluvia. Qué tendrán esas gotas de lluvia y su repicar sobre el suelo, sobre los objetos, sobre las personas.

Ra dijo...

Anónimo/a: En un mes 4 estaciones? guau!! Será esa hostia consagrada que nos dio Don Miguel la que nos ha dado tanta inestabilidad???
Otra guerra?? te has pasado al bando de los traidores????

Bur: de gracia nada que se pasa mú malamen....

Lunares: esas gotas son la vida!!!

Gracias a todas por leerme y escribirme