sábado, 14 de mayo de 2011

Extenuada del cansancio


Cansada. Es la palabra física de los últimos meses.

Estoy cansada de esta debilidad.

Es curioso el perder el olfato por tantos días.
Desorienta.
Confunde.
Te hace estar un poco en las nubes.
Aislada tal vez.
Burbuja.
Y con mar dentro de los oídos.
Me adoptó una caracola?
Huelen las caracolas?
Ummmm investigaré luego.

Me estoy sujetando con fuerza al madero de un naufragio.
Sabiendo que vendrá el barco a salvarme, pero disfrutando del oleaje y los delfines.
Es curioso cómo la concentración y la voluntad te hacen obedecer.
Igual estoy perdiendo la rebeldía.
Viejunismo?
No lo creo.
Pero a veces me quedo en el rincón y me observo a ver.
Porque todo puede ser.
Son ciclos.
Y la luna está muy loca que lo sé yo.

Me dejaré mecer.
Total, lo que cuenta al final es lo que cuenta.
O no?

Pues no.
Es el camino.
Ainssssss


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso, eso, EL CAMINO...
...Y se hace camino al andar, o al navegar... rorrim

Bur dijo...

son momentos, y como tales hay que tomarlos... ya vendrán otros, ya vendrán... ;)

Ra dijo...

Ya vendrán sí....
Besosss