lunes, 6 de febrero de 2012

Aún no sé cómo me siento, todavía no se ha ido, y la tensión puede conmigo


Ha sido un susto tremendo y todavía no he podido quitarme esta losa.

Quiero irme a una isla desierta y no hablar con nadie. Que nadie me hable.
Ser invisible.
Sólo quiero que me abraces mientras sentadas en la orilla contemplamos el horizonte en ese inmenso infinito.
Quiero que me mires y no me sueltes.
Hazme llorar y gritar.
Llévame a ver las estrellas por favor.



2 comentarios:

Bur dijo...

sabes una cosa Ra, eso creia yo, en relación a la respiración, no es automática, parece automática. esa es la gradeza de la vida

Ra dijo...

Parece pero no es.
ummmmmmm
Algo he leído u oído... pero... más bien es cuestión de supervivencia, no crees? más que de automatismos...
Gracias por leerme y comentarme Bur :)