miércoles, 4 de febrero de 2009

Zampamiento

He devorado "El hombre que no amaba a las mujeres" en dos días y medio.
No he podido evitar no parar de leer.
No es un gran libro, pero conoce los mecanismos de la mente de la curiosidad insatisfecha y hasta que no llegas a la última línea y descubres todos los "secretos" no te quedas tranquila.
Luego he soñado toda la noche. He tenido pesadillas incluso. Pelín fuerte la verdad.
No me gustan los Best Seller. No me gusta que todos vayamos leyendo el mismo libro. Borregos/as.
Tendré que desquitarme con un clásico. A ver cuál cae en mis manos mientras termino el último de mi especial y admirado Murakami.
Eso sí, la gran mente de Raskolnikov sigue presente y difícil de igualar este año.
Burda comparación porque es infinitamente opuesta la genialidad.
Tendré que afilar la espada para enfrentarme al segundo asalto con Bolaño.

3 comentarios:

Pepa Luna dijo...

Sigue con Bolaño,se merece muchas oportunidades "el gaucho insufrible"... Un beso!

Anónimo dijo...

Me lo apunto.

Gracias por los comentarios, Ra, eres nuestra mecenas anímica.

Un beso.


Cris

Ra dijo...

Pepa Luna: Lo intentaré, aunque creo que tienes que tener la mente despejada para leer 2666, al menos lo intentaré o leeré otra obra. Gracias por leerme.

Cris: Gracias a tí. Me gusta seguiros ya lo sabes. Pero no al punto de palabras mayores de mecenas anímica...