miércoles, 4 de enero de 2012

En su momento y no ahora


No espero nada en este año, nada.
De eso se trata también, para estar tranquila, relajada, intentar aprender a mirar la vida de otra manera.
Cuando lleguen las cosas llegarán.
Y será el momento de decidir, de elegir un camino u otro.
Ya se verá.
Estoy haciendo voto de no organizar, no planificar, no tener cada segundo ocupado.
Quiero decidir conforme surja lo que tenga que ser.
Cuánto tiempo duraré con esta "filosofía"?
No lo sé, me está costando, pero sé que es lo mejor. De momento.
Pensar menos y actuar aún menos.
Estoy yendo en contra de mis principios, verdad?
Pero tal vez sea la mejor opción para evitar dolor.
Aunque también esto puede suponer menos vida, menos riesgo.
El dolor es síntoma de vida, sí?
Querré un poco de "avida", "asentido", no sé.
Ummmmm.... qué raro todo esto en mí... pero como no quiero pensar, lo dejo ahí.
Tengo stops en mi camino.
Mejor mirarlos como pausas o momentos congelados de tiempo asépticos.

3 comentarios:

Olga dijo...

Mujer, son cosas distintas. Afrontar las cosas cuando vengan es una muy buena opción. Creo que se agotan muchas energías imaginando cosas que luego nunca suceden.
De ahí a no hacer... no se. Si ni sientes ni padeces, yo creo que si que estás un poco vegetal. Pero bueno, son opciones que no son inamovibles. Hay tiempo para parar y tiempo para actuar.

Bur dijo...

creo que si, que es tu momento de leer el Libro del Tao ;)

Ra dijo...

Eso es, tiempo para parar, tiempo para actuar.
:)
El Libro? sólo hay uno?
Acepto recomendaciones, aunque es algo atrevido, porque no conociendo a una persona es complicado recomendar, es arriesgarse.
Pero me gustan los riesgos.
:)